Bajan un 29 % los feminicidios en Panamá pero suben un 47 % las muertes violentas de mujeres

El año pasado, un total de 22 mujeres sufrieron una muerte violenta, frente a 15 en el 2020, y 15 fueron víctimas de tentativa de homicidio, por encima de las 5 registradas el año anterior.

21 enero 2022 |

Los feminicidios bajaron un 29 % en Panamá en el 2021, cuando se registraron 22 casos frente a los 31 de 2020, pero la tentativa de homicidio subió 200 % y las muertes violentas un 47 %, según estadísticas del Ministerio Público.

El año pasado, un total de 22 mujeres sufrieron una muerte violenta, frente a 15 en el 2020, y 15 fueron víctimas de tentativa de homicidio, por encima de las 5 registradas el año anterior.

La mayoría de los feminicidios (15) y de los casos de tentativa de feminicidio (11) se perpetraron con arma blanca. En el caso de las muertes violentas la mayoría (16) se ejecutaron con arma de fuego.

La provincias de Panamá y de Panamá Oeste y la comarca Ngäbe Buglé se registraron 4 feminicidios cada una, y en el distrito de San Miguelito 3 casos.

También la provincia de Panamá lideró la estadística de muertes violentas de mujeres con 8, seguido de Colón (5) y de San Miguelito y Panamá Oeste con 3 casos cada una.

La mayoría de las víctimas de feminicidio tenía entre 18 y 24 años (6), entre 35 y 39 años (4), entre 45 y 49 años (3) y 55 y 59 años (3).

En el caso de las muertes violentas, la mayoría de las víctimas tenía entre 0 y 4 años (4), entre 18 y 24 años (3), entre 15 y 17 años (2), entre 35 y 39 años (2), y entre 40 y 44 años (2).

La Ley 82 de Panamá define como feminicidio "causar la muerte a una mujer basada en la pertenencia al sexo femenino, por causa de la discriminación o cualquier otra forma de violencia".

En su informe estadístico, la Fiscalía señala que "la muerte violenta se refiere a todos los homicidios de personas del sexo femenino que no fueron consideradas como feminicidios según valoración del fiscal del caso y la aplicación de la Ley 82", sin más precisiones.

Los feminicidios son consecuencia del abandono institucional y social de las mujeres, dejadas a su suerte ante la amenaza creciente de la violencia doméstica y machista, dijo a Efe la socióloga y experta en temas de género Eusebia Solis.

TE INTERESA