‘Violencia doméstica, segundo delito de mayor impacto en el país'

Hasta hoy se efectúa en Panamá la Convención Interamericana Belém do Pará, la cual fue adoptada en 1994 con el fin de defender y proteger los derechos de las mujeres ante las diferentes formas de violencia, incluida la psicológica, física y sexual

30 julio 2019 |

Por primera vez, autoridades del continente y especialistas internacionales analizan en Panamá los avances y desafíos para la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres en la región. La actividad, que culmina hoy, se efectúa en el marco de la conmemoración de los 25 años de la Convención Interamericana Belém do Pará, la cual fue adoptada en 1994 con ese mismo fin. Defender y proteger los derechos de las mujeres ante las diferentes formas de violencia, incluida la psicológica, física y sexual.

Liriola Leoteau, directora del Instituto Nacional de la Mujer (Inamu), afirma que la violencia doméstica es el segundo delito de mayor impacto en el país. ‘Es un tema muy serio e insisto en que la violencia doméstica y el feminicidio no puede ser manejado ni tratado, a través de los métodos alternos de solución de conflictos del Sistema Penal Acusatorio, porque aquí se juega la vida de las madres, niños y niñas de este país', reafirma Leoteau.

La directora añade que es la primera vez que Panamá preside el Mecanismo de Seguimiento de la Convención Belem do Pará (MESECVI), por lo que es una gran oportunidad de debatir este tema de salud pública que afecta a todas las mujeres del mundo. ‘En el caso de Panamá, debe ser tocado tanto en el Ministerios de Salud como en el Ministerio de Educación, puesto que tenemos un curso pendiente sobre educación en salud sexual y reproductiva y hacemos un llamado a estas autoridades para que avancemos en este tema, ya que las muertes por violencia son imparables y esto se puede detener con educación y con una administración de justicia de acuerdo a las necesidades de las víctimas, que en este caso son las mujeres, niñas y niños', reafirma la directora del Inamu .

Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), coincide en que ‘la lucha contra la violencia hacia las mujeres es uno de los principales desafíos que enfrentan las sociedades americanas, reafirmando que la erradicación de la violencia permitirá que más del 50% de la población del hemisferio pueda gozar de derechos que hoy no ejercen plenamente'.

Almagro también enfatizó que la educación y las nuevas tecnologías son muy necesarias en la vida de las mujeres, principalmente aquellas que viven en condiciones de pobreza extrema. ‘Las nuevas tecnologías son fundamentales porque brindan a las mujeres otras formas de participación, ya sea en la política o para hacer sus denuncias cuando se vean amenazadas por alguna forma de violencia', detalla el secretario de la OEA.

De acuerdo con cifras del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG), de la Cepal, unas 2,795 mujeres fueron asesinadas en el 2017 por razones de género en 23 países de Latinoamérica.

Según estadísticas, unas 19 mujeres fueron asesinadas en 2018 en Panamá, mientras que en lo que va del 2019, 12 feminicidios se han registrado y otros cinco están bajo investigación del Ministerio Público. ‘Esto pasa cuando los hombres no aceptan el ‘hasta aquí', es decir, cuando la mujer decide buscar ayuda', reconoce Leoteau.

En la mayoría de los países de América Latina, dos de cada tres femicidios se producen en contextos de relaciones de pareja o expareja, con excepción de los países del triángulo Norte de Centroamérica, donde feminicidios íntimos responden a una proporción menor del total de feminicidio.

‘LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES ES UNO DE LOS PRINCIPALES DESAFÍOS QUE ENFRENTAN LAS SOCIEDADES',

LUIS ALMAGRO,

SECRETARIO GENERAL DE LA OEA

Mientras que ONU Mujer, estima que al menos un 35% de las mujeres en el mundo han sido violentadas por parte de su compañero sentimental, mientras que los índices suben al 70% cuando se trata de mujeres que han experimentado algún tipo de violencia a lo largo de su vida.

Este mismo organismo apunta a que al menos una de cada tres estudiantes menores de edad (entre 11 y 15 años) han sido acosadas por sus compañeros en sus centros educativos.

‘Necesitamos instituciones que no respondan al orden político patriarcal y que no consoliden la desigualdad de la mujer, persisten sistemas educativos contra la igualdad, sistemas de seguridad funcionales a la violencia contra la mujer y juzgados que garantizan impunidad de los que la perpetran', asegura Almagro.

La directora de Inamu, reconoce que Panamá y los países de la región tienen un gran reto y una gran responsabilidad para combatir la violencia de género siendo este parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

‘Todavía persisten retos importantes para garantizar el derecho de las mujeres y las niñas a vivir libres de violencia, particularmente en los ámbitos de acceso a la justicia, reparación de las víctimas, presupuestos públicos asignados a la prevención, atención y sanción de la violencia contra las mujeres', subraya.

TE INTERESA