Investigan extraña muerte de mujer que dio a luz en hospital de David

Familiares de Ana Judith Moreno Espinoza, de 25 años de edad, denunciaron la mañana de este jueves la extraña muerte de la joven por presunta negligencia médica, en el hospital materno infantil José Domingo de Obaldía, en la ciudad de David, Chiriquí, donde acudió en busca de atención médica para dar a luz a su hija, al presentar los nueve meses de embarazo.

16 marzo 2018 |

Kevin Martínez Grimas, esposo de la hoy occisa, relató como aquel sábado 10 de marzo cuando su esposa ingresó al hospital José de Obaldía en David, una inmensa felicidad lo rodeaba por completo, pero pasaron algunas horas para que se convirtiera en el peor día de su vida, cuando le dieron la noticia que su esposa había muerto.

"Eran las 10:00 de la mañana cuando llegamos al hospital, la ingresaron a la sala de labor. Fueron pasando las horas, preguntaba a cada rato, solo me decían que estaba en labor de parto. La espera era grande, iba a tener a mi segunda hija, estaba muy feliz, pero mi mundo cambio, a las 12:00 de la medianoche. Pregutaron por los familiares de Ana como se llamaba mi esposa, le contesté con alegría que era yo, pensé que ya había dado a luz, cuando viene y se me acerca un médico, y me pregunta qué soy de ella, le respondí: su esposo. Mostré mi cédula y me dijo debe reconocer el cuerpo, el mundo se me vino encima, las maletas donde llevaba las cosas de ella y la bebé se me cayeron, sentí que me desvanecía, solo me dijeron que había muerto por un paro respiratorio. Pregunté enseguida por la niña, me explicaron que la habían salvado, saber que aún tenía a mi hija me llenaba de valor, pero al mismo tiempo pensaba en mi esposa, como se me había ido, por qué, qué había salido mal no entendía nada", señaló Kevin, esposo de la víctima.

Luego de haberle dado la noticia, el joven solicitó ver a su esposa, los médicos dijeron que tenían primero que explicarle sobre la cesárea que se le había practicado para sacar a su hija.

"Se me explicó como habían practicado la cesárea, entré a un cuarto oscuro, me enseñaron la herida que tenía en el vientre, aun no podía creerlo era ella. Pedí abrazarla, solo quería eso", expresó el esposo de Ana.

Ellos le dijeron que sí. "La tome en mis brazos estaba como un tempano de hielo: muy fría y tesa. Eso me llamó la atención. Si presuntamente acaba de morir y les dije a ellos que ella no acababa de morir que me dijeran la verdad, a qué hora había pasado. Se dieron la espalda y no me contestaron. Anterior a eso cuando me dijeron que había muerto, ellos señalaron que estaba dilatando bien, que había llegado a los ocho centímetros de dilatación, que estaba gritando como cualquier mujer, pero que de un momento a otro no la escucharon más. Había entrado en un ataque respiratorio paro, trataron de reanimarla, pero como no se pudo procedieron hacerle cesárea", explicó el joven.

Los familiares de Ana no se explican qué pudo ocurrir ese día ya que Ana era una mujer muy sana. No era primeriza, porque tenía una niña de cinco años. Sus controles médicos estaban al día, incluso como cualquier mujer rompió fuente en casa. Si le había aparecido una infección vaginal, pero su ginecólogo había manifestado que de ser positiva la infección solo se procedía a realizar una cesárea, para que la bebé no se contagiara, donde los familiares aseguran que se puso en conocimiento de dicha infección a los médicos desde el primer momento.

La niña aún se mantiene en la sala de cuidados intensivos intermedio, pesó ocho libras y producto de su color amarillo, asegura el padre de la lactante. De mejorar los médicos han dicho que puede ser entregada en las próximas horas.

Por su parte, Rocío Grimas, suegra de la hoy occisa, pidió al personal de salud delhospital Jose Domingo de Obaldía, que por favor a las mujeres que llegan a dar a luz que las traten bien, ya que van en busca de atención médica y el personal es muy grosero con los pacientes.

"Todos los días mi niña llora por su mamá. Le han quitado la madre a mi nieta. Yo solo soy su abuela, le doy amor y cariño, pero jamás se va a comparar con todo lo que le daría su madre, que hoy ya no está. Las mujeres necesitan buen trato y buena atención, que no le pase lo que le ocurrió a mi nuera. Seguí su embarazo siempre estuvo al día, nunca dejó de hacerse todos los exámene. No entendemos qué fue lo que pasó", manifestó la suegra de Ana.

El esposo de la víctima pidió que se investigue qué pasó con su esposa, ya que es muy extraño, debido a que esa misma noche también murió otra mujer en la sala, con el mismo nombre de su esposa Ana, quien era una profesora. Se enteró por el esposo de la otra mujer, que le dijo que ambas murieron en la misma sala.

Solicita llegar a fondo en este caso porque solo se le dijo un paro respiratorio y no se le explicó las causas ni motivos del mismo.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.letrasfinas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.letrasfinas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.