Empagliflozina muestra beneficios cardiovasculares y renales en adultos con insuficiencia cardíaca

En un nuevo subanálisis, la empagliflozina redujo el riesgo relativo combinado de muerte cardiovascular y hospitalización por insuficiencia cardíaca.

05 abril 2022 |

Más de 60 millones de personas en todo el mundo tienen insuficiencia cardíaca, yaproximadamente la mitad de ellas tienen daño renal.

De acuerdo con la actualización del estudio EMPEROR- Preserved, la empagliflozina, indicada para el tratamiento de pacientes con Diabetes Mellitus Tipo 2, ha demostrado reducir el riesgo de muerte cardiovascular u hospitalización por insuficiencia cardíaca (IC), además de ralentizar el deterioro de la función renal en adultos con insuficiencia cardíaca con fracción de expulsión del ventrículo izquierdo superior al 40%, independientemente del estado de la enfermedad renal crónica al inicio del estudio.

De acuerdo con cifras de la Organización para la Economía Cooperación y Desarrollo (OECD) en la región de América Latina y El Caribe, alrededor de 41 millones de personas viven con diabetes. Cerca del 50% de ellos no han sido diagnosticados y no saben que están desarrollando complicaciones a largo plazo como enfermedades cardiovasculares potencialmente mortales como ataque cardíaco o IC.

“Los datos presentados por EMPEROR-Preserved son relevantes para los pacientes diagnosticados con diabetes y que además padecen insuficiencia cardíaca y deterioro renal, ya que se evita el deterioro de su salud y calidad de vida. Este anuncio también es importante para la comunidad médica, al evidenciar una reducción del riesgo de muerte asociada a estas comorbilidades en pacientes con diabetes tipo 2 y hasta el momento, ningún otro medicamento ha demostrado beneficios cardiovasculares y renales y con ello, la reducción en el riesgo relativo de muerte”, mencionó el Dr. Fernando Stuardo Wyss Quintana, expresidente de la Sociedad Interamericana de Cardiología (2019 – 2021).

En EMPEROR-Preserved, dos tercios de los adultos inscritos tenían insuficiencia cardíaca con fracción de expulsión preservada (ICFEp; FEVI de al menos 50 por ciento) y un tercio tenían una FEVI levemente reducida (más del 40%, pero menos del 50%). Los resultados se presentaron recientemente, en la Semana del Riñón 2021, de la Sociedad Americana de Nefrología, anunciaron Boehringer Ingelheim.

"La insuficiencia cardíaca y la enfermedad renal crónica están íntimamente vinculadas: el riesgo de muerte en las personas con insuficiencia cardíaca aumenta con el deterioro de la función renal", dijo Faiez Zannad, MD, Ph.D., investigador clínico del Programa EMPEROR y Profesor Emérito de Terapéutica y Cardiología en la Universidad de Lorraine, Francia.

"Los beneficios constantes que se muestran para la reducción de los eventos graves de insuficiencia cardíaca y la desaceleración del deterioro de la función renal independientemente del estado de la enfermedad renal crónica son resultados bienvenidos tanto para los pacientes como para los médicos. Los hallazgos demuestran el valor potencial de la empagliflozina en una amplia gama de la función renal en esta población con insuficiencia cardíaca que incluye a personas con fracción de expulsión preservada".

Casi la mitad de los adultos con IC también padecen enfermedad renal crónica . En conjunto, estas afecciones se asocian con altas tasas de mortalidad y riesgo de ingreso hospitalario. Más de 60 millones de personas en todo el mundo tienen insuficiencia cardíaca, y aproximadamente la mitad de ellas tienen insuficiencia cardíaca con fracción de expulsión preservada (ICFEp) . No se ha demostrado clínicamente que algún tratamiento actualmente aprobado mejore significativamente los resultados en todo el espectro de la IC.

"En los pacientes que viven con insuficiencia cardíaca, incluidos aquellos con fracción de expulsión preservada, la enfermedad renal crónica plantea un desafío adicional para el manejo de estos pacientes y contribuye al empeoramiento y progresión de la insuficiencia cardíaca", dijo Waheed Jamal, MD, Vicepresidente Corporativo y Director de Medicina CardioMetabólica, Boehringer Ingelheim. "Es muy alentador ver la evidencia de EMPEROR- Preserved, que muestra beneficios cardiovasculares y renales positivos en los pacientes con insuficiencia cardíaca, incluidos aquellos con ICFEp y enfermedad renal crónica concomitante".

Como se informó anteriormente, los resultados del estudio EMPEROR-Preserved mostraron que la empagliflozina redujo significativamente el riesgo del criterio principal de valoración compuesto de muerte cardiovascular u hospitalización por IC en adultos con insuficiencia cardíaca con Fracción de Expulsión Del Ventrículo Izquierdo (FEVI) de más del 40% en comparación con el placebo. La empagliflozina también redujo significativamente el riesgo de hospitalizaciones iniciales y recurrentes por IC y ralentizó el deterioro de la función renal.

Más de la mitad (53.5%) de los adultos en EMPEROR-Preserved tenían enfermedad renal crónica (definida como una TFGe por debajo de 60 mL/min/1.73 m 2 o UACR por encima de 300 mg/g) en el momento del ingreso al ensayo, y 9.7 por ciento tenían insuficiencia renal grave (TFGe por debajo de 30 mL/min/1.73 m 2 ). El nuevo subanálisis preespecificado de EMPEROR- Preserved demostró que los beneficios observados en la población en general fueron constantes en los adultos con y sin enfermedad renal crónica. La empagliflozina mejoró los resultados cardiovasculares y ralentizó el deterioro de la función renal en todo el rango de función renal hasta una tasa de filtración glomerular estimada (TFGe) tan baja como 20 mL/min/1.73 m 2 ). La empagliflozina fue bien tolerada, independientemente del nivel de la función renal basal.

"Los resultados aportan un nuevo paradigma en la atención de los pacientes con IC y enfermedad renal crónica, padecimientos de atención muy compleja", dijo la Dra. Andrea Villarreal, Gerente Médico del Área Cardiometabólica de Boehringer Ingelheim para México, Centroamérica y el Caribe.

Empagliflozina está indicada para el tratamiento de adultos con diabetes tipo 2 insuficientemente controlada. En El Salvador, Honduras, Panamá, Nicaragua y República Dominicana tiene aprobación para el tratamiento de adultos con insuficiencia cardíaca con fracción de expulsión reducida. En la Unión Europea y en Estados Unidos ha sido recientemente aprobada para la atención de todo el espectro de insuficiencia cardiaca, independientemente de la fracción de expulsión y el estado de la diabetes. Se está investigando su uso en enfermedad renal crónica.


TE INTERESA