La odisea que vivió una mujer que trató de comprarse un auto sola: Me ignoran, tengo que convencerlos para que me atiendan

La usuaria Dalia Walker relató el calvario que sufrió cuando se acercó a las concesionarias para adquirir un vehículo.

13 agosto 2019 |

Tal vez en el mundillo de los autos se encuentre el espacio más machista. Basta con entrar o pasar por la puerta de una concesionaria para ver que los encargados de vender los vehículos son, siempre, varones. Pero la discriminación no sólo la viven las mujeres que quieren trabajar en este rubro, el prejuicio también lo sufren las que van solas a tratar de comprar un coche. Esa odisea fue relatada en primera persona por la usuaria de Twitter Dalia Walker, en un hilo que se volvió viral.

"Estoy INTENTANDO comprarme un auto SOLA y no saben lo difícil que es hacerle creer al hombre que lo vende que:
1. Tenés la plata.
2. No estás con tu marido al lado para verlo y lo querés comprar igual.
3. Lo vas a comprar.
NO ME LOS QUIEREN VENDER. Lo juro", comenzó su relato la joven en la red social motivando a decenas de mujeres a contar experiencias similares.

Luego, describió: "Fui a Car One y el vendedor directamente me ignoró. Me dijo que de todo el lote de autos (miles, literal) NINGUNO iba con lo que estaba buscando yo (obvio uno chiquito y barato, no un importado de caja automática)".

"Ayer, uno me atendió por teléfono de mala gana y a la tercer pregunta ME CORTÓ. O sea, no me respondió y cortó. Lo llamé de nuevo y directamente no me atendió", agregó la joven que se hartó de la discriminación y denunció lo sufrido en las redes.

"A los (vendedores) que les digo que voy a pasar, se tratan de deshacer de mí lo más rápido posible. TENGO QUE CONVENCERLOS para que me den día y horario para ir. Como si me tuviesen que hacer un favor", completó Dalia.

Al ver la enorme repercusión que tuvo su publicación, la tuitera añadió: "Voy a seguir este reality y voy a poner una foto mía con el bendito auto por que no me daré por vencida. De todas formas me hace pensar en ir con un hombre a comprarlo y cosas semejantes para que sea más fácil pero NO LO HARÉ".

Y concluyó: "Pienso en las mujeres que no son tan determinadas o rompe huevos como yo, cómo el sistema las excluye porque al no poder comprarse un auto con facilidad (ni hablar del tema económico) automáticamente pierden independencia. Es un círculo MUY nefasto y patriarcal".

La historia movió a muchos usuarios a contar sus experiencias, incluso aparecieron voces masculinas como la de Gustavo, quien describió: "Acompañé a mi mujer a retirar el auto que se había comprado, y el personal encargado me quería explicar a mí los detalles técnicos del cuidado y retiro del auto. Prejuicio total porque yo ni sé manejar".

También hubo seguidores que no entendían como los vendedores preferían dejar pasar esa venta: "Ni puedo creer lo que estás contando. LE VAS A DAR UN MONTÓN DE EFECTIVO ¿me estás jodiendo?". A lo que Dalia respondió: "Es que no creen que lo tengas. Ese es el problema, están tan seguros de que no es una posibilidad que no empiezan la venta, ni siquiera. Prefieren perder la chance a considerar la posibilidad de que puedas ser una potencial cliente. Así funciona el mundo este".

Por último, otro usuario compartió una vieja anécdota: "Hay una historia de la hija y madre de un empresario correntino que fueron a Mercedes Benz a comprar tres autos. Un vendedor, creyéndose pillo, las hizo atender por el que limpiaba los vidrios. Compraron y obligaron al gerente a pagarle la comisión al chico de los vidrios".

TE INTERESA