SHERYL SANDBERG, LA MUJER MÁS PODEROSA DE FACEBOOK, SE CASARÁ DE NUEVO

Mano derecha de Zuckerberg, se ha comprometido con el ejecutivo Tom Bernthal tras enviudar en primavera de 2015.

06 febrero 2020 |

Sheryl Sandberg es una de las personas más poderosas de Silicon Valley. Es la directora ejecutiva de operaciones de Facebook, lo que quiere decir que es la segunda persona con más poder después de Zuckerberg. Ah, y también está enamorada. Y prometida. Dos cosas que acaba de anunciar hace unas horas en un post de Facebook, donde ha presentado a unos 2.890 millones de personas -según los datos que maneja Sandberg- a Tom Bernthal, su novio ejecutivo y futuro marido.

"¡Prometidos! Tom Bernthal, eres mi todo y no puedo quererte más"

La noticia ha sido recibida con alborozo por, entre otros, el propio Zuckerberg, que le ha dejado un comentario felicitando a la pareja: "sois maravillosos el uno para el otro y me alegro muchísimo por ambos". Y hay motivos para tanta alegría. No sólo porque Facebook haya tenido que afrontar unos años duros en lo político y judicial, cuyo peso casi siempre ha recaído en la ejecutiva nacida en Washington hace 50 años. Sino por Sandberg había atravesado un duro golpe personal en 2015, cuando su marido y padre de sus dos hijos, Dave Goldberg, se desplomaba en un gimnasio durante unas vacaciones familiares. Una tragedia que Sandberg afrontó públicamente en un conmovedor texto tras el sheloshim (luto judío de 30 días tras el entierro) y que terminó desembocando en un libro de 2017 sobre cómo afrontar la adversidad.

En ese texto, Sandberg admitía que había vivido "30 años de tristeza en 30 días" tras enterrar a su esposo Goldberg -también un gran ejecutivo de Silicon Valley, que cedió parte de su carrera para impulsar la de su mujer y siempre bromeaba sobre sí mismo como "el menos famoso de la pareja"-, pero que también había salido de ese proceso "30 años más sabia". La recuperación personal coincidió, eso sí, con los años más duros de su carrera dentro de Facebook, que supusieron el final de sus ambiciones políticas: Sandberg, que llegó a Facebook en 2008 con el encargo de convertir en ingresos a sus miles de millones de usuarios, ha sido la cara visible de las grandes polémicas del grupo, como la interferencia electoral o las preocupaciones por la privacidad de los usuarios.

Un proceso en el que se ha quemado parte del prestigio que tenía a principos de esta década, cuando con poco más de 40 años se había convertido en la encarnación visible del éxito al que podían aspirar las mujeres en el siglo XXI: una ejecutiva de poder omnímodo, autora de libros que resonaban entre el público (Lean On, sobre los retos de las mujeres), con un pedigrí intachable dentro del Partido Demócrata (fue jefa de Gabinete del último secretario del Tesoro de Bill Clinton, su mentor en Harvard Larry Summers)... Hubo un dulce momento hasta 2015 en el que Sandberg despertaba más simpatías que Clinton a la hora de convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

Sin embargo, puede que las buenas noticias nunca vengan solas. Aparte del matrimonio con Tom Bernthal -una relación que empezó cuando les presentó el excuñado de Sandberg y hermano de Dave, Rob Goldberg- Sandberg vuelve a estar en un momento dulce -una de sus principales obligaciones, el precio de la acción de Facebook, ha roto techos históricos en enero- y Zuckerberg está recuperando el protagonismo con una estrategia para rehabilitar Facebook frente a los ojos de su público. Quizás sea el momento de ver cuánto han afectado a su imagen pública y reputación los escándalos de privacidad de Facebook.