Reivindicación del valor, el servicio y la mujer

Las Medallas de Asturias aúnan el aplauso al coraje de la Brigada de Salvamento Minero, el recuerdo a Areces, la lucha contra el machismo y el rostro femenino en la ciencia y el arte

09 septiembre 2019 |

Reconocimiento al talento, aplauso orgulloso a los mejores de Asturias y reivindicación del papel de la mujer en las artes y la ciencia: también, en definitiva, a su silenciada lucha por la igualdad a lo largo de la historia, padeciendo en numerosos casos la violencia machista. Esas fueron las notas dominantes de la ceremonia de entrega de las Medallas de Asturias. Pero el primero de estos actos del Gobierno del socialista Adrián Barbón también tuvo otras melodías de fondo: por ejemplo, el inédito “cuasi-bilingüismo” en las intervenciones de los presentadores (Sonia Fidalgo y Pedro Laguna), que alternaron las alocuciones en castellano y asturiano. También el guiño a la llingua se vio en el escenario, con una rotulación específica de “Medayes d’Asturies”, por primera vez en una entrega.

La emoción afloró durante el recuerdo a Vicente Álvarez Areces, la ovación arropó a la Brigada de Salvamento Minero, y la artista María Jesús Rodríguez, la científica Rosa Menéndez y la red de Casas de Acogida pusieron también un acento femenino que el Presidente quiso remarcar.

“Ni un paso atrás en igualdad”, dice Barbón
Las notas de “Carretera de Avilés” y “Chalaneru” (el himno de Laviana, concejo del que fue alcalde Barbón), interpretadas por Héctor Braga, levantaron el telón del acto institucional. Después, tras la proyección de vídeos dedicados a cada galardonado, el Presidente entregó las primeras distinciones: las Medallas de Plata. La escultora María Jesús Rodríguez reconoció que, aunque se sorprendió por el galardón, no dudó en aceptarlo: “Por mí y mis compañeras, hay que ponerse a dar la cara”. Rosa Menéndez, presidenta del CSIC, puso énfasis en lo relevante que es “que se reconozca a una científica”, y la entrega a la red de Casas de Acogida obtuvo un largo aplauso del público que llenó el aforo del Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo.

Yoanna Magdalena Benavente, coordinadora de las Casas de Acogida de Asturias, intervino en nombre de las galardonadas con la Medalla de Plata: “Representan la investigación, la creatividad y la lucha por la igualdad de la mujer”, dijo, superando en el ámbito de la cultura y la ciencia “los tiempos de seudónimos y ocultación”. Pero queda mucho por hacer en la labor que desempeñan las Casas de Acogida, por las que a lo largo de veinte años han pasado 4.100 mujeres con sus hijos e hijas, a quienes ha ofrecido cobijo cuando han tenido “que dejar hogar y recuerdos” para permitir a las víctimas de la violencia machista “el reencuentro con ellas mismas”. Para ellas la red de Casas de Acogida ha sido “testigo del sufrimiento” de cientos de “mujeres fuertes, con coraje”, sumidas en una situación “compleja” marcada por “la culpa, el miedo, la vergüenza”, todo ello debido quizás a que “aman demasiado”. El presidente del Principado resaltó en su intervención que la lucha contra la violencia machista es una seña distintiva de Asturias y que desde el Principado “no se puede consentir ningún paso atrás en la igualdad”. “Los derechos no se conquistan para siempre, es necesario defenderlos”, dijo.

La concesión de las Medallas de Oro a la Brigada de Salvamento Minero y, con carácter póstumo, al expresidente Vicente Álvarez Areces concitaba reconocimiento a la vocación de servicio. Los integrantes del cuerpo de rescate minero recibieron una viva ovación del público. La viuda de Areces, Soledad Saavedra, que intervino en nombre de los premiados con la máxima distinción, destacó los valores de empatía y solidaridad que representa la Brigada. Le costó contener la emoción al referirse a Areces: “Siempre miraba al futuro con optimismo porque, como decía, tenemos proyecto, instrumentos y talento”. “Tini no podría sentirse hoy más orgulloso de compartir su medalla con vosotros”, concluyó.

Barbón llamó a aunarse “en el orgullo de aplaudir lo mejor de Asturias”, representado por los galardonados.

Héctor Braga, del “Chalaneru” a Cabrales
E.L.

La política de los gestos, tan “barboniana” ya, se dejó escuchar ayer en la entrega de las Medallas de Asturias con la interpretación de “Chalaneru”, una petición del presidente regional, ex alcalde de Laviana, donde esta canción popular es himno local, que el gaitero langreano Héctor Braga ejecutó al arpa, acompañado de las gaitas. Braga también interpretó otro tema, “Carretera de Avilés”, y con estas piezas comenzó un fin de semana de doblete. Además de dejar su sello musical en el acto que ayer tarde se celebró en el Auditorio de Oviedo también estará presente mañana, Día de Asturias, en los actos que tendrán lugar en Arenas de Cabrales. A las 20 horas del domingo, en el escenario central, Braga ofrecerá un concierto en el que interpretará canciones de su último disco “A mi manera”, que incluye una versión con su potente voz y al arpa del clásico de Sinatra. También estrenará nuevas piezas. Una lleva por título “Pamirandi”, el barrio de Asiegu (último premio al “Pueblo Ejemplar”) donde reside Braga, nacido en Langreo pero casado en el concejo cabraliego, donde también fundó la banda de gaitas Picos de Europa. En el concierto, de más de una hora, tocará la zanfona, el violín, la mandolina y el arpa.

Un reflejo de la pluralidad de Asturias
El auditorio Príncipe Felipe de Oviedo fue un reflejo de la pluralidad social de Asturias aunque, eso sí, con desproporcionada abundancia de políticos. El gobierno al completo de Adrián Barbón, alcaldes, diputados, senadores y exconsejeros se mezclaron con representantes del tejido empresarial, del mundo de la cultura, la ciencia o el feminismo. Desde el Arzobispo, Jesús Sanz Montes (acompañado del vicario general, Jorge Fernández Sangrador), hasta el Delegado de Defensa, Vicente Bravo Corchete, quien cesará el cargo el próximo martes. Hubo representación del Gobierno central por cercanía: la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y el secretario general de Sanidad, Faustino Blanco, ambos asturianos, y que llegaron acompañados de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra.

También se encontraba la Delegada del Gobierno, Delia Losa; el presidente de la Junta, Marcelino Marcos Líndez, los senadores socialistas Fernando Lastra y Francisco Blanco o el diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes. Del ámbito empresarial, el presidente de FADE, Belarmino Feito; los presidentes de las Cámaras de Oviedo y Gijón (Carlos Paniceres y Félix Baragaño), y el vicepresidente de la Cámara de Avilés, José Martínez. También se vio al presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ignacio Vidau; el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, y el candidato a ocupar ese puesto, Ignacio Villaverde; el presidente de TSK, Sabino García Vallina; el expresidente de la FADE Severino García Vigón; el expresidente de la patronal de la Construcción, Serafín Abilio Martínez, o los integrantes de “Nuberu”. El susto se produjo una vez terminado el acto: el exdiputado Emilio García Pumarino sufrió una caída en el hall del Auditorio y tuvo que ser atendido por una ambulancia.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.letrasfinas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.letrasfinas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.