Conócete a ti mismo/a: La Mente Abstracta.

29 julio 2019

Conócete a ti mismo/a: La Mente Abstracta.

En continuidad con los componentes del ser humano, según la teosofía, ahora compartiremos sobre la mente abstracta. Aunque la mente abstracta, pertenece al plano mental del cuerpo humano (componentes físico, emocional y mental), ella está localizada en el Yo Superior eterno del ser humano (el Alma) y la mente concreta, pertenece al yo inferior, que es efímero o perecedero.

La importancia de la mente abstracta es que es en ella donde hace contacto el Espíritu Divino a través del alma (¿recuerdas que el Espíritu Divino es el dulce huésped del alma?) o sea que es nuestra dimensión álmica-espiritual la parte del cuerpo humano que se conecta con la mente abstracta.  Donde se contactan el Yo Superior con el yo inferior y la mente abstracta con la mente concreta, sitio, donde las tradiciones ancestrales espirituales, le han llamado en sánscrito antacarana (palabra que significa antes del alma).  Aunque la psicología moderna sabe que el antacarana existe, no le tiene un nombre.  Ese antacarana es apenas un punto muy pequeño que debemos expandir usando la mente abstracta, para que podamos entender quienes realmente somos, para que tengamos el discernimiento o iluminación, porque el discernimiento proviene de lo superior a lo inferior y no a la inversa.  Es algo muy similar a cuando los seguidores/as de Jesús recibieron el Espíritu Santo en Pentecostés, simbolizado con las “llamitas”.  A partir de ese contacto, según los cristianos, llega la Gracia, la paz profunda, la confianza en la vida y en la providencia divina, el entendimiento de las causalidades y las leyes universales, sabes que todo tiene sentido profundo, un porqué y un para qué.  Se desarrolla el discernimiento que son esas cosas que sabes, pero no sabías que las sabías.  Dicen los textos antiguos que el discernimiento convierte la creencia (creer en algo) en vivencias cotidianas, por lo que te permiten vivir con sentido y en coherencia.

 

A diferencia de la mente concreta (la cual atiende el afán de cada día), la mente abstracta sirve para comprender la vida.

 

Los textos antiguos hablan de las causas del sufrimiento humano: el olvido de que somos seres divinos en cuerpos humanos, que nos identifiquemos con que no somos el cuerpo físico-emocional-mental (el Robot), que interpretemos la vida con la dualidad de juzgar todo en lo que nos gusta y lo que no nos gusta y nos apeguemos a la vida física y a los elementos materiales.

 

La mente abstracta pertenece al Operado/a divino/a y no pertenece al Robot con el cual la humanidad se ha identificado históricamente.  La mente abstracta a diferencia de la mente concreta normalmente no está activa y por eso no se desarrolla.  El ser humano utiliza usualmente casi el cien por ciento la mente concreta y muy escasamente usa la mente abstracta. ¿Puedes ahora percibir lo grave que puede ser esta situación? Porque nos podemos pasar toda la vida usando la mente concreta o yo inferior y dejando de usar la mente abstracta, que es la que si nos permite comprender la vida y las cosas trascendentes, permitiéndonos vivir la vida en plenitud.

 

Ahora estarás pensando ¿cómo activar la mente abstracta o yo superior? La respuesta es atraer hacia ti las cosas trascendentes para detener a la mente concreta y expandir a la mente abstracta. Por ejemplo, no leas o veas solo series de entretenimiento, sino, lee textos trascendentes filosóficos, espirituales y científicos.  Te pongo algunos ejemplos, que producen que la mente concreta se detenga y que la mente abstracta se active y por lo tanto se eleve de nivel: videos sobre el Universo, compartir con tus amistades y familia reflexiones sobre estos temas trascendentes, dedica tiempo para el silencio y para la meditación.

 

Como valor agregado, al desarrollar la mente abstracta, estaremos en mejor disposición de sacarle mejor provecho o mejor utilidad a la mente concreta, lograrás poner la mente concreta a tu servicio sacándola de su círculo vicioso de la dualidad.

 

Cuando la devoción espiritual es plena, entonces, usas tu mente abstracta.

 

Los elementos cotidianos como los de índole financieros y laborales son para abordar con la mente concreta.  Sin embargo, los asuntos de la plenitud de la vida, el conocerte a ti mismo/a, cuando buscas la felicidad, cuando buscas respuestas a tus creencias, estás desarrollando tu mente abstracta.  También te impulsan a usar la mente abstracta las experiencias desagradables que te llevan a preguntarte cosas, cuando vives depresiones y reveces en la vida. Dicen los científicos que “una cosa es la apariencia y otra es la esencia” pues bien, la apariencia la aprecias con la mente concreta y la esencia que es lo que está detrás de la apariencia que es la realidad invisible, la percibes con la mente abstracta.      Cuando disciernes que te has enfadado y que eso no está bien, usas la esencia que te observa, utilizando la mente abstracta.

 

Para tranquilizar la mente concreta y activar la mente abstracta, hay que sosegarse o tener un ritmo de vida más tranquilo, aliviando la agenda.  El silencio, la concentración en lectura trascendentes o en música ascética,  la respiración rítmica consciente, el vivir en el aquí-ahora, expanden la mente abstracta.  La meditación, es una de las mejores prácticas ya que suprimen pensamientos involuntarios, productos de la mente concreta, lográndose cada vez más espacios sin pensamientos, donde está tu esencia divina o el tercer ojo a que se refieren las civilizaciones orientales.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.letrasfinas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.letrasfinas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.

ÚLTIMAS COLUMNAS

ARCHIVOS

TAGS