Conócete a ti mismo/a: la composición septenaria Primera parte.

07 mayo 2019

Conócete a ti mismo/a: la composición septenaria Primera parte.

“Conócete a ti mismo/a” nos dijeron los sabios de Grecia antigua, 600 años antes de Cristo porque si el Ser Divino también está dentro de ti, quien se conoce a si mismo/a conoce a Dios (Padre-Madre), al Universo y al ser humano. Conociéndote, percibes que la Vida es solo una en una unicidad, que no está atomizada, pero, que se expresa en una gran diversidad.

La sabiduría antigua dice que “todo es suma de partes, cada una de las partes forma parte de una suma superior, pero, a su vez cada parte contiene todo”.  Tenemos un cuerpo, pero también un alma y un espíritu (San Pablo de la iglesia católica, en la primera carta a los tesalonicenses), el cuerpo físico fallece, pero los otros componentes no conocen la muerte.  Las personas somos templo del Espíritu Santo, por eso San Pablo reprochaba con preocupación ¿no sabéis que somos templo del Espíritu de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?” (1 de Corintios 3, 16).

 

Conocerte es una forma de mantener la salud física, emocional y mental previniendo enfermedades. El cuerpo y la mente tienen el mismo valor y para estar sanos ambas partes deben estar bien.  Conocer profundamente cuales son los componentes del ser humano nos permitirá un enfoque holístico, teniendo en cuenta las emociones, los pensamientos y todo lo que puede dar bienestar para mantener  la salud.

 

Pero en el artículo de hoy te comparto que 1500 años antes de Cristo, la sabiduría ancestral (escuelas místicas de Grecia-Egipto-China-Libros Védicos-escuelas Brahmánicas-Budistas, etc.) sabía que el cuerpo humano está formado de 7 componentes y no solo 3 como resumió San Pablo.  Esta composición septenaria del ser humano tiene componentes de densidades y estados vibracionales distintos, tanto densos o sea de baja vibración, como también de alta vibración o muy sutiles.  Sin embargo, este conocimiento se mantuvo oculto hasta que se divulgó en el Siglo XIX por la teósofa Helena Blavatsky y luego por muchos otros místicos/as, ya que antes solo fue transmitido de boca en boca, por lo que muy pocas personas tuvieron accesible esta información.  Estos 7 componentes son: 1) cuerpo físico denso, 2) cuerpo físico etérico, 3) componente mental y 4) componente emocional, estos cuatro son perecederos, 5) el Alma Universal que es una sola (semejante a un árbol frondoso) y que en sánscrito el idioma que hablaba Jesús se le llama Budhi, 6) el alma individual que está presente en cada persona (como lo son las hojas de dicho árbol) y 7) el Espíritu o Atma que es la consciencia divina. 

 

Para conocernos a nosotros mismos/as, en este artículo, veamos cada uno de los cuatro  componentes perecederos y en el artículo posterior veremos los otros tres componente imperecederos:

 

Los cuatro componentes perecederos del ser humano:

 

1) El cuerpo físico denso: es nuestro cuerpo físico con el que usualmente y erróneamente nos hemos identificado históricamente.  Es necesario cuidarle con prácticas de vida saludables ya que además de ser templo del Espíritu Santo, como lo enseña la iglesia católica, hay que preservarle sano para la armonía y equilibrio con los otros 6 componentes que integran al ser humano.  Otro punto importante es que al cuerpo físico humano tiene muchos años evolucionando por lo que ha adquirido sabiduría por lo que merece ponerle atención y saber interpretarlo porque muchas veces nos da mensajes para nuestro bienestar, aunque otras veces, trata de controlarnos a través de la inactividad y la inercia.  Entonces, deberemos elegir cuando si y cuando no hacerle caso.  Por ejemplo, le debemos obedecer cuando te manifiesta que no comas más porque es suficiente, se ha satisfecho, estás lleno/a y no le haremos caso cuando sabes que debes hacer algún ejercicio físico y te indica que no es necesario, que se siente en una zona de confort (una butaca o viendo una película) con las consecuencias negativas para tu salud y bienestar.  En este caso, es importante implementar la disciplina para que el cuerpo obedezca a tu decisión y no a la inversa.  Como ejemplos de disciplinas hacia el cuerpo físico tenemos el ayuno en el ámbito católico o el Ramadán entre los árabes.  El cuerpo físico denso se está regenerando  continuamente, la ciencia nos indica que cada 7 años los 100 billones de células que constituyen nuestro cuerpo se regeneran completamente, por lo que hay que ofrecerle una saludable alimentación para que esa regeneración sea lo más óptima posible.  La alimentación Ayurvédica hindú ha enseñado que los alimentos tienen alta y baja frecuencias vibraciones y que entre más alto es el nivel vibracional más energía espiritual aporta y entre más bajo es el nivel vibracional más cerca está del elemento material y menos energía espiritual suministra.  Por ejemplo, la carne es muy densa (baja nivel vibracional) y los vegetales son más sutiles (alto nivel vibracional), de allí que la mayoría de los maestros y maestras espirituales recomiendan la alimentación vegetariana, la alimentación vegana o al menos reducir el consumo de alimentación animal.  Por otro lado, las bebidas con  mucho alcohol son densas y el agua es más sutil o menos denso.  También son buenas las prácticas de silencio y de  meditación, porque los asuntos espirituales son más asimilables si nuestro cuerpo físico denso es menos denso.

 

2) El cuerpo físico etérico; es un componente invisible a la mayoría de los seres humanos aunque muchos clarividentes si lo logran ver. Este componente sobresale un par de centímetros del cuerpo físico denso y se le llama también doble corpóreo porque funciona como el molde donde se constituye el cuerpo denso.  Del cigoto al bebé que originalmente tiene dos células (una de la madre y otra del padre) se han formado al nacer 9 billones de células siendo admirable el orden determinado de la multiplicación de 2 a 4 a 16 y así sucesivamente, así como, en forma organizada se van originando los tejidos, los órganos y los sistemas del cuerpo, todo sobre ese molde perfecto que es el cuerpo etérico, como ocurre con las piezas de un rompecabezas, sobre el molde o patrón de las imágenes (cuerpo etérico).  Cada órgano tiene su lugar establecido, por lo que existe el rechazo a los órganos trasplantados y su necesario manejo farmacéutico.  

 

El cuerpo físico etérico es el que capta y acoge la vitalidad del sol, la lluvia, el bosque, de toda la naturaleza recibiendo las moléculas enzimáticas terapéuticas que emanan de éstos elementos naturales y que constituyen la energía vital del cuerpo físico etérico que lo transmite al cuerpo físico denso (al cual nos referimos anteriormente).  El cuerpo físico etérico es identificado en el libro de Eclesiastés de la Biblia como el cordón de plata ynse dice que el cuerpo físico denso muere cuando ese cordón de plata se corta.  Otra función del cuerpo físico etérico es que al ser sutil o de alta gama vibracional, influye en el cuerpo físico denso y puede por ello mejorar la comunicación con el componente mental y el componente emocional.  El cuerpo etérico también se está renovando constantemente debido a la influencia de las emociones y los pensamientos, afectándose también si hay desequilibrios en los componentes mentales y emocionales de la persona.

 

3) El componente emocional: Las perturbaciones emocionales y las perturbaciones mentales son muy diferentes y afectan en forma distinta al ser humano. Las perturbaciones emocionales surgen de forma repentina pasando de la nada al todo como ocurre por ejemplo con una noticia muy impresionante o desagradable, por lo que en instante se pasa de sentirse bien a sentirse mal.  Su impacto en nuestro cuerpo físico también es distinto  ya que en este caso el malestar se localiza en el pecho y luego en el estómago pudiendo causar úlceras.

 

Las corrientes espirituales antiguas nos han dicho cómo van evolucionando las personas en el sendero espiritual y se dice que en el desarrollo espiritual deben ir apareciendo los deseos de alta gama vibracional (crecer espiritualmente, más empatía, compasión, generosidad, altruismo y tolerancia, la compasión a todas las creaturas como los animales, respeto a la naturaleza) y que deben ir desapareciendo los deseos de baja gama vibracional o egoicos como la cólera y la violencia, así como,  los deseos egocéntricos como confundir la vida en general con tu propia vida, se nota por ejemplo en expresiones como: mi familia, mi pareja, mis hijos, mi café.  Esta manera de expresarse egocéntricamente debe irse eliminando de nuestras vidas porque producen perturbaciones emocionales.

 

Para lograr el equilibrio emocional todas las corrientes espirituales ancestrales nos recomiendan seguir los consejos de vida, por ejemplo no matar, no mentir, etc. En el budismo existen los paramitas (La generosidad, paciencia, esfuerzo, autodisciplina, perseverancia, concentración, sabiduría), en el hinduismo existen los Los Yogas Sutras de Patañjali (Pulsiones, tendencias, aflicciones, confusión, apegos, inercia, duda, negligencia, pereza).  En el cristianismo se habla de los 10 mandamientos los cuales también son consejos de vida.  Vivir acorde con los consejos de vida, lleva a la persona a una frecuencia vibracional alta que ayuda, calma, serena y sosiega el ámbito emocional y lo contrario desestabiliza y desequilibra.

 

4) El componente mental

En el cuerpo físico del ser humano el componente mental está ligado a la mente concreta o mente inferior.  El componente mental tiene dos niveles que son la mente concreta o nivel inferior que está en el cuerpo físico perecedero del ser humano y la mente abstracta o nivel superior que está en el componente espiritual que es imperecedero ubicado en el plano espiritual y que abordaremos en el próximo artículo. 

 

La mente concreta es la que nos sirve para realizar las múltiples actividades de la vida cotidiana diaria y  rutinaria, pero, la mente concreta o mente inferior no sirve para vivir la vida porque no es su función,  la mente concreta lo que hace es distorsionar los acontecimientos de la vida porque les interpreta torcidamente ya que opera juzgando todo en la polaridad (negro-blanco, frío-calor, alto-bajo, bonito-feo etc.) dándole más importancia a lo que considera el polo negativo, por ejemplo, le da el valor a la enfermedad que a la salud.  La mente concreta también distorsiona porque pone una pantalla hecha de sistemas de creencias entre quien observa y lo observado.  La mente concreta o inferior opera lanzando pensamientos continuamente día y noche de modo autónomo y automático. Esos pensamientos que generan la mente concreta o mente inferior, no somos nosotros, por lo cual debes deducir que es un error identificarnos con el cuerpo físico que es el que genera esos descontrolados pensamientos.

 

Las perturbaciones mentales son un proceso lento y sostenido que consiste en darle vueltas y vueltas al mismo asunto causante de la preocupación aumentando de turbulencia, el malestar se localiza en la cabeza y usualmente producen  dolores de cabeza.

 

Hay grados diferentes dentro de la mente concreta o mente inferior como lo son la mente consciente que es la mente que está superficialmente accesible, la mente inconsciente que es la mente más profunda.  La mente inconsciente que fue muy estudiada por el psicólogo Freud definiéndola como memorias acumuladas.  Posteriormente, el psicólogo Carl Jung indicó que hay un inconsciente colectivo (mente inconsciente colectiva) que es dado por la sociedad que marca pautas y comportamientos.  La mente subconsciente se ubica aún más profundamente, alimentada por los sistemas de creencias, estos sistemas de creencias funcionan como programas informáticos que la familia,  amistades y la sociedad van inculcando en la mente concreta sin que nos demos cuenta, generalmente crea desconfianza con advertencias como cuidado con eso o lo otro,  generalmente están debajo del inconsciente.

 

Para salir de las perturbaciones mentales de la mente concreta (conscientes, subconscientes o subconscientes) hay que vivir en el aquí ahora en el momento presente porque esos perturbaciones llegan porque la mente concreta transita del pasado al futuro y viceversa. Estos programas conocidos como “Mindfullness” o “atención plena en el momento presente” o “vivir el presente”  y dejar de estar divagando del pasado al presente (con el estrés que conlleva), se basan en este principio y viene de tiempo atrás.  Porque en el aquí ahora la actitud con la que confrontas tu día es la que genera emociones y pensamientos que producen reacciones automáticas que se repiten y forman hábitos, carácter y  destino.  La actitud es clave si desarrollas una actitud empática las emociones y los pensamientos cambian a tu favor porque las actitudes las fabricas tu cuando estás en el aquí ahora. 

 

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.letrasfinas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.letrasfinas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.

ÚLTIMAS COLUMNAS

ARCHIVOS

TAGS