El porqué de la maldad en el mundo.

06 abril 2019

El porqué de la maldad en el mundo.

Esta pregunta ha sido un enigma de la humanidad: ¿por qué el ser humano tiene que pasar por todo un larguísimo y a veces incómodo proceso evolutivo para alcanzar la perfección física y espiritual?

¿Por qué hay maldad en el ser humano dando la impresión que El Ser Divino pierde batallas contra Satán? Igual que todos/as ustedes también me ha desconcertado estas preguntas.

 

Según la teósofa Eugene Simmons, lo primero que hay que hacer es reemplazar la palabra maldad por la palabra incompleta o imperfecta. Así comienza a vislumbrarse la explicación evolutiva de la maldad existente en el mundo ya que nos permite acudir a la Ley de la Naturaleza denominada Polaridad que indica que cada cosa tiene su opuesto pero que aun siendo opuestos, pertenecen a la misma esencia.  Esa dualidad está implícita en la propia Divinidad “Yo creo la luz y las tinieblas, hago la paz y creo la adversidad, Isaías 45, 7.  ¿Habrá un mal en la ciudad cuyo autor no sea Dios?” Amos 3, 6.  Es la dualidad universal ya que todo tiene su opuesto.  Como si el bien y el mal están intrínsecos en las actitudes.

 

El Espíritu Divino que mora en el ser humano está en el camino de regreso a casa en una cuesta de ascensión hacia su estado “completo” y “perfecto” porque originalmente de allá vino concebido como una simiente cuando se creó el Reino Humano, pero, para regresar hacia el hogar debe estar evolucionando, ha necesitado progresar en consciencia en una jornada que ha sido un proceso que nos ha tomado eones de tiempo, hasta que a través del aprendizaje se vaya dando cuenta de cuáles son los comportamientos que le llevan asertivamente en la dirección correcta y cuales le alejan de dicho objetivo y para ello, por amor, tiene libre albedrío, por lo tanto puede escoger progresar y ascender o retrasarse y descender.   Es por ello que existen personas con bondad y personas con maldad.

 

Según la Teosofía, todo lo que va a favor con la evolución humana (física y espiritual) y que por lo tanto le lleva hacia adelante en su camino hacia la perfección divina es bueno y todo lo que le estorbe, todo lo que vaya en contra de nuestro avance evolutivo es malo, por consiguiente, malo es el uso que hagamos de la inteligencia espiritual y física a que hemos sido dotados. 

 

En la Carta de los Maestros encontramos esta declaración “La Naturaleza no tiene bondad ni malicia, tan solo obedece a leyes inmutables. El mal verdadero proviene de la inteligencia humana y su origen depende enteramente del ser humano cuando se divorcia de la Naturaleza.  El mal es la exageración del bien, el mal es hijo del egoísmo y de la codicia humana”.  Esta verdad nos permite entender el bien y el mal muy claramente y también nos permite diferenciar el uno del otro de una forma muy práctica.

 

El mal es la exageración del bien, por la ley que rige el Universo, La Ley de la Polaridad o la Ley de los Opuestos, esta ley establece que cuando te acercas al extremo del bien, te acercas al mal, porque el bien y el mal son dos elementos del mismo estado (aunque son opuestos) es como el frío y el calor, ambos son grados de temperatura.  Te pongo dos ejemplos, uno físico y  otro espiritual.  El físico: comer es muy bueno para la salud, pero, comer demasiado es dañino a la salud.  El espiritual: la religión es excelente para nuestro bienestar espiritual, pero, en forma extrema se convierte en fanatismo e intolerancia y eso es malo.

 

Recuerda que el ser humano está peregrinando hacia la perfección desde la noche de los tiempos, el ser primitivo era inocente e ignorante porque no sabía cómo hacerse juicios morales (Jardín del Edén). Pero, luego “comió del fruto del conocimiento del bien y del mal” vio que “estaba desnudo/a” con lo cual nace la consciencia propia y percibe que desde ese entonces debe escoger entre la polaridades, porque ya no era ni ignorante ni inocente.  Surgió el ser humano autoconsciente aprendiendo en base al sufrimiento, abandonando el paraíso de la felicidad con inconsciencia.  Este proceso era necesario y era inevitable.

 

Estos conocimientos son clave para entender el papel del bien y del mal, a través de la Evolución humana. En concreto, es bueno lo que va en armonía con la Divina Ley Universal y es malo, lo que va en contra de ello.

Entonces, podemos concluir que la maldad también tiene un papel, te permite superar el miedo adquiriendo valor en circunstancia extremas.  Te permite adquirir templanza y perseverancia cuando parece que todo irá mal.  Te permite desarrollar coraje cuando te expone a lo que crees imposible.  Te desarrolla el discernimiento aprendiendo que  lo que es bueno en dosis pequeñas se convierte en malo en altas dosis (porque el mal es la exageración del bien).  Recuerda que en la jornada hacia la evolución el discernimiento es el primer paso ya que es la habilidad para saber escoger bien y así dar pasos hacia la dirección correcta en nuestro camino y jornada (el discernimiento nos permite evitar retrocesos y desvío de la ruta).

 

En todos nosotros/as en distintas medidas existe la agresividad, la intolerancia, la mezquindad, el orgullo, el egoísmo, el poco me importa, pero, como antídoto a dichos venenos tenemos también tolerancia, gentileza, humildad y altruismo.  Es ese conflicto interno el que nos impulsa a pasar de lo imperfecto a lo perfecto como humanidad que evoluciona.

 

En Teosofía al mal se le define como ausencia del bien y en la Vedanta se afirma lo siguiente “no penséis que el bien y el mal son dos cosas, dos esencias separadas, pues son una misma y única cosa que aparece en grados y disfraces diferentes y que produce sentimientos diferentes en una misma mente”, por lo que todo mal se puede también convertir en bien, porque dentro de cada pecador/a hay un santo/a  nos toca a cada hombre y a cada mujer alcanzar nuestras victorias, opacar nuestros miedos, disipar nuestras ignorancias,  hasta que ganemos la batalla del bien, por amor y para toda la humanidad.

 

 

 

 

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.letrasfinas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.letrasfinas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.

ÚLTIMAS COLUMNAS

ARCHIVOS

TAGS